Mastitis, antagonista de la lactancia

La mastitis se define como la inflamación de la glándula mamaria, conocemos el tipo de mastitis que ocurre en los periodos de lactancia (puerperal), y es esa especialmente de la que hablaremos hoy, pero también quiero agregar que hay otro tipo de mastitis que se da generalmente en mujeres mayores de 40 años (periductal). La respuesta inflamatoria no sólo es causada por las infecciones, la mastitis es inflamación de la mama que puede o no ser infecciosa.

La mastitis puerperal afecta al 1-3% de las puerperas, suele presentarse entre la segunda y tercera semana tras el parto.


Problemas al dar pecho: mastitis, grietas

Recordemos brevemente. La glándula mamaria está formado por gran número de acinos que forman los lobulillos y éstos, a su vez, a los lóbulos, los cuales tienen ductos que confluyen hasta desembocar en el pezón. Es como un racimo de uvas que tienen conexiones que llegan a un solo lugar. Lo que sucede con la mastitis, una de las causas es la obstrucción de uno de estos conductos.

Cuando se obstruye se dilata el conducto y/o no se evacua el acino (donde está la leche). Entonces en este caso si la obstrucción permanece, se produce la contaminación por diferentes organismos procedentes del recién nacido (boca o nariz) o de la madre (generalmente el pezón agrietado). En primer lugar tenemos un cuadro inflamatorio que se puede complicar con una infección bacteriana difusa (mastitis)que puede progresar a acumulaciones de pus con destrucción de tejido (abscesos). El germen más común de la infección es el Staphylococcus aureus.

Las causas

Las dos principales causas de la mastitis son la estasis de la leche y la infección.

La estasis de la leche ocurre cuando la leche no se extrae del pecho eficazmente, aqui el hincapié a una buena técnica de lactancia, hay un estudio Gunther en 1958 que reconoció a partir de la observación clínica que la mastitis resultaba del estancamiento de la leche dentro del pecho y que la extracción eficaz de la leche conforme se producía podía prevenir en gran parte esta afección.

En la infección los organismos encontrados habitualmente en las mastitis y en los abscesos mamarios son Staphylococcus aureus y Staph. Albus coagulasa-positivos. No está claro cómo la infección ingresa al pecho. Se han sugerido varias vías como: a través de los conductos lactíferos al interior de un lóbulo; por diseminación hematógena; y a través de una grieta en el pezón al sistema linfático periductal, entre otras.

Síntomas

El signo inicial del conducto obstruido es un área específica en forma de cordón grueso o de empastamiento doloroso (como podemos observar en la imagen de arriba), con signos graduales de rubor, calor y mínimas manifestaciones en el estado general.

Al producirse la infección aparecen la fiebre, escalofríos, cefalea, malestar general y sensación de cansancio con signos de rubor y dolor progresivos e irradiación a espalda y cuello. También se puede observar el aumento del tamaño en la mama afectada,  aparicion de ganglios inflamados y dolorosos en las axilas

El diagnóstico se realiza por el examen físico y con ayuda de exámenes de sangre como el hemograma.

Tratamiento

La mastitis es una infección del tejido mamario y no de la leche no se debe dejar de amamantar al niño, por lo cual el manejo básico es:

1. Aplicación de calor húmedo 3-5 minutos antes de amamantar.

2. Masajes en forma circular en la zona afectada con dirección al pezón para tratar de eliminar la obstrucción y si no puede mamar el bebé por problemas de éste o por mucho dolor de la madre, realizar la extracción manual de la leche en la forma antes descrita o con medios mecánicos y con una frecuencia igual a como si se estuviera amamantando al recién nacido.

3. Apoyo a una correcta técnica de amamantamiento, iniciando en forma preferencial con el seno afectado.

4. Hidratación adecuada de la madre y analgésicos según necesidad.

5. Con la sospecha de infección se inicia terapia con antibióticos del tipo penicilina resistentes a la penicinilasa, también se puede complementar con anti-inflamatorio según indicación medica.

Complicaciones

Si la infección no se trata, aparece un absceso mamario, es decir una acumulación de pus en el pecho, producto del proceso infeccioso. Dependiendo del tamaño, puede requerir punción y tratamiento quirúrgico. En estos casos o si el estado de la madre lo demanda, podrá suspenderse la lactancia materna hasta que el problema se solucione, manteniendo la extracción de la leche por otros medios para disminuir la congestión mamaria.

Prevención

Las prácticas de lactancia materna, en que se incluye: una correcta técnica de lactancia y el amamantamiento exclusivo y sin restricciones, son maneras eficientes para prevenir.

Así que, a dar pecho queridas mamás.

Bibliografia:

http://www.aibarra.org/Apuntes/criticos/Guias/Genitourinarias-ginecologia/Mastitis_puerperal.pdf

http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/66925/1/WHO_FCH_CAH_00.13_spa.pdf

http://www.bfmed.org/Media/Files/Protocols/VERSION%20FINAL%20%20PROTOCOLO%204_Spanish.pdf

http://portal.alemana.cl/wps/wcm/connect/internet/home/blog+de+noticias/ano+2011/02/la+mastitis+no+solo+afecta+durante+la+lactancia

Be Sociable, Share!

Acerca de Brunis Medel Caris

Matrona
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>